“Estamos agotados, pero felices”, dijo, apenas culminado el evento, Valentina López Arenas, la organizadora del Ckalama Extreme, y que convocó en el sector de La Cascada, a ciento cincuenta cultores de una dura disciplina que se masifica rápidamente, pero que exige fortaleza física y sobre todo, emocional para alcanzar la meta.

Para quienes llegaron temprano, la mañana del domingo pasado, fue todo un espectáculo ver a los corredores -hombres y mujeres- equipados con sus pintorescas tenidas, gorros, zapatos, polainas, bastones, gafas, mochilas y su correspondiente reserva de agua, lanzarse río abajo, sortear escollos, cruzar senderos y finalmente, sudar los últimos dos kilómetros de la empinada quebrada que se anteponía a la meta.

La competencia, primera de su tipo en Calama, respondió a las expectativas de la organización. “Para ser el primer trail desert de Calama y la región de Antofagasta, tuvimos una tremenda convocatoria y recepción de la gente. Los inconvenientes fueron menores, no tuvimos accidentados ni personas extraviadas por más de veinte minutos y como organización, esperamos disponer de mejores recursos el próximo año, para atender de mejor manera a nuestros deportistas”, comentó Valentina López Arenas, directora de la carrera.

Consciente que, tratándose de la primera versión, no era sencillo asumir la organización de una competencia de gran envergadura, Valentina López, dijo que, “la parte más difícil para organizar un evento de esta naturaleza, tiene que ver con juntar un equipo cohesionado no sólo para atender a la gente, sino amar el servicio deportivo y en tal sentido estoy muy agradecida de quienes, de una u otra manera, apoyaron esta iniciativa que busca demostrar que tenemos un territorio con características únicas para el deporte aventura y por lo tanto debemos cuidarlo”, concluyó.

La primera versión del Ckalama Extreme, arrojó los siguientes resultados: 5K, primer lugar fue para Jerson Lima; 10K, Reinaldo Suárez; 21K, Claudia Avendaño y Raúl Painen; 42K, Luis Santibáñez y Patricia Briceño.

La reunión dominical en La Cascada, concitó la presencia de connotados cultores nacionales de esta disciplina, cual fue el caso de Jacqueline Cárdenas Raddatz, oriunda de Frutillar y quien próximamente será parte del selecto grupo mundial que participará en la travesía a Ojos del Salado, la gran cumbre de Chile, en la Región de Atacama.

Más allá de lo que todos imaginaban, Jacqueline Cárdenas llegó en segundo lugar al término de los 42 kilómetros. Pero ella se mostró feliz al momento de cruzar la meta, llevarse las manos al pecho y decir en alta voz: “¡Lo hice de corazón!”

“Sabía que en Calama la cosa no sería sencilla. Y así no más fue, porque más que la altura… el sol era una cosa agobiante. Incluso en un momento -relata- me pregunté, ¿por qué me metí aquí? Me sorprendí, me emocioné, hasta lloré… pero después me mentalicé y me dije, en estas condiciones trabaja la gente aquí en Calama, por tanto, cueste lo que cueste, voy a llegar a la meta. Además, este era el primer trail running de Calama y había que apoyarlo, sí o sí”, testimonió la sobresaliente deportista.

El gran ganador de la competencia, en su tramo máximo -42 kilómetros- fue el antofagastino Luis Santibáñez Mondaca, el arquitecto y talentoso entrenador de triatlón, contó que, “al paso de dos horas de correr en altitud, con calor, viento y bajas condiciones de humedad, la competencia en Calama se hace dura”

“Esta será una experiencia difícil de olvidar porque se disfrutó el dolor… sobre todo en la meta, con toda la gente aplaudiendo y con mucho detalle y cariño en la producción del evento. Yo la recomiendo y si permanece este próximo año, yo vendría nuevamente”, apuntó Santibáñez y quien llegó a Calama, luego de obtener el segundo lugar en el Ultra Paine que se corrió en la Patagonia.

En damas, el primer lugar en 42K, fue para Patricia Briceño, de Santiago. “La carrera fue bastante difícil… vine más por la experiencia, pero no fue simple, por el desnivel del terreno. De todas maneras, sería bueno que se reeditará. Hace mucho tiempo que no se hace este tipo de eventos aquí en el norte y nos hace bien a todos”, opinó.

Entre el centenar de corredores que animó la competencia, estuvo también el periodista Marcelo Báez Rojas, profesional que se desempeñó por varios años en el área de comunicaciones de la División Chuquicamata, y que hoy, radicado en la Tercera Región, compitió en el evento representando al Atacama Trail Runners de Copiapó.

“Ckalama Extreme fue una carrera durísima que combinó el paisaje alucinante del río Loa con la bravura del clima de un desierto extremo. En lo personal, disfruté la carrera (21K), a pesar de estar a punto de abandonarla en el último kilómetro, pero la fuerza de voluntad y saber que quedaba tan poco, reactivaron mis piernas”.

Báez, se prepara ahora para participar en el Payantume Trail en Huasco Bajo y luego en los 33K, en Copiapó, en homenaje a los trabajadores rescatados en la Mina San José. “Hay que considerar las oportunidades de mejora y enseñanzas que deja esta primera versión del Ckalama Extreme, para hacer un nuevo encuentro que sea aún más inolvidable”, planteó.

Al paso de más de seis horas de serpentear los senderos La Cascada, el representante de Arica, Carlos Esquivel, fue el último en cruzar la meta de los 42K.

“Yo trabajo en el valle de Azapa, cultivando olivos, pero venir a Calama tenía una motivación especial para mí, recuperar el training después de tanto tiempo sin correr. Estoy muy adolorido, acalambrado, pero contento de haber llegado a la meta y participar de estos eventos que dignifican al deporte”, concluyó.

Los organizadores extendieron también su reconocimiento a las instituciones y empresas que contribuyeron con el proyecto deportivo, como: Municipalidad de Calama, Comdes, Cuerpo de Bomberos, Proloa, Recimat, Fit Line North Sport, Camping Los Olivos y Jancas Merchandising.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here