Machuca es un pequeño poblado que se encuentra a pocos kilómetros de San Pedro de Atacama. Pese a esa cercanía, las telecomunicaciones no eran las óptimas para sus habitantes y turistas que visitan el lugar. Eso hasta ahora, pues gracias a un pionero proyecto que apoyó técnicamente TRX Telecom Calama, ese inconveniente se subsanó a partir de la primera semana de noviembre.

“La comunidad postuló a unos proyectos, que fueron aprobados, y que exitosamente nosotros pudimos apoyarlo en la implementación de un equipo repetidor”, indicó Cristián Molina, gerente técnico de TRX Telecom Calama.

“Este equipo es importante para los lugareños respecto a la gran cantidad de accidentes vehiculares que se presentan en la zona, recordando que en los caminos y en las curvas hay mucha gravilla, llevando a que los vehículos se salgan de la carretera. Hasta ahora no hay comunicación celular, por lo tanto, es muy importante para sus habitantes y para los turistas durante un frente de mal tiempo su implementación. Así no quedan tan desconectados”, apuntó el profesional.

Añadió que en el corto plazo se pretende que este enlace llegue hasta San Pedro de Atacama para también tener comunicación con el municipio local. “Eso es un proyecto a futuro. También nos dijeron que van a necesitar más equipos portátiles para ser usados por los guardaparques que se encuentran en la zona”, destacó.

Finalmente, Molina expuso que la repetidora se encuentra en marcha blanca. “Ya se hicieron las pruebas y ya está ciento por ciento operativo para la comunidad”, relevó.

Te puede interesar también: TRX Telecom apoya importante carrera de MTB enduro en Calama

Misma situación aquejaba el sector donde se construye “Tokio Atacama Observatory (TAO), el observatorio más alto del mundo, sobre los 4 mil 650 metros sobre el nivel del mar, donde el equipo TRX Telecom Calama igualmente acudió para realizar reparaciones y mantenimiento al sistema de repetición de los equipos instalados en su cima.

Ahí se reparó y cambió antenas por daños provocado por los vientos que llegan a los 150 kilómetros por hora, como también la humedad y el viento blanco que se introduce en los equipos electrónicos.

Este trabajo es constante y se viene desarrollando ya casi por 3 años. El cliente es la Universidad de Tokio quién construye el observatorio de nombre “Tokio Atacama Observatory (TAO).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here