El Colegio Médico Veterinario  a nivel nacional reaccionó ante la insólita situación ocurrida en la ciudad de Calama, anunciando acciones penales en contra de los veterinarios involucrados en esta inoculación a las personas con vacuna para caninos.

La presidenta del gremio, doctora María José Ubilla, enfatizó que, rechazamos cualquier acción realizada por médicos veterinarios que atenten contra la salud de las personas, ellos cometieron un acto ilegal al prescribir vacunas destinadas exclusivamente para animales a personas, realizar intrusismo profesional, utilizar producto biológico (vacuna) no aprobado para uso en personas y estafar a quienes ofrecieron este Tratamiento preventivo contra la enfermedad provocada por el virus SARS Cov2”.

Con esta medida, los profesionales podrían quedar con una suspensión por tres años del ejercicio profesional o incluso con la prohibición absoluta de ejercicio profesional y que llama la atención que, ante un hecho de esta gravedad, y desde abril del año 2020 se hayan realizado solo sumarios sanitarios, con la sanción de pago entre 180 UTM y 200 UTM, pero que no se haya procedido a la clausura de las clínicas veterinarias ,Vacuna OctupleSobre la vacuna ‘octuple’ con la que se habría inoculado a esta población, la presidenta de la Colmevet señala que esta dosis es exclusiva de uso animal, específicamente para la especie canino doméstico. Su aprobación para su utilización en nuestro país está a cargo del Servicio Agrícola Ganadero (SAG) y no del Instituto de Salud Pública (ISP) como ocurre para las vacunas de uso humano.

Existen grandes diferencias en los géneros de coronavirus, por un lado la enfermedad que ataca a caninos corresponde a un alfa coronavirus, que provoca un cuadro gastrointestinal agudo en perros (coronavirosis canina). Esta no es una enfermedad zoonótica que se transmita a las personas. En tanto, el virus SARS Cov 2, que es el que afecta a humanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here