Capitán de Cobreloa desmiente a la dirigencia de los «Zorros del Desierto»

0
279

Cobreloa busca seguir los caminos de Temuco y Ñublense para suspenden el contrato de sus jugadores y acogerse a la Ley de Protección del Empleo promulgada por Sebastián Piñera.

Sin embargo, los futbolistas naranjas propusieron una rebaja en sus sueldos pero no la cancelación total de los mismos situación que fue descartada por la dirigencia minera incluso revelando el sueldo el supuestos sueldo de algunos jugadores e incluso asegurando una falta de profesionalismo del plantel, pues el presidente de la tienda loina, Walter Aguilera, aseguró que a «Tiempo de Juego» que «¿Usted cree que estos jugadores van a querer seguir después de esto, usted cree que estos jugadores van a poner el ímpetu para ir por el ascenso, si lo único que les interesa es el bienestar de ellos, el egoísmo es tremendo».

«¿Nuevamente vamos a sacrificar a todo el mundo para que ellos estén felices? Personas que ganan 12 millones de pesos, de qué estamos hablando… hipotecamos el club por el bienestar de ellos, nos endeudamos, vamos pidamos un millón de dólares entonces para pagarles el sueldo a ellos y después quién se queda con la deuda», añadió el timonel calameño.

El capitán de Cobreloa, Pablo Caballero, conversó con As Chile por toda esta lamentable situación y aseguró que «me parecen desafortunadas esas declaraciones, y duelen porque nosotros como profesionales daremos siempre lo mejor por Cobreloa, los hinchas y la familia. Ese es nuestro único objetivo, llevar a Cobreloa a Primera División… se están diciendo muchas cosas, como qué hay jugadores que ganan 12 millones de pesos cuando en este plantel no hay ninguno. Lo que no queremos es entrar en discordia y solucionar esto lo más pronto posible».

«Les hicimos saber en más de una oportunidad que era fundamental la buena relación entre ambas partes. Nuestra postura desde el día uno y hasta hoy es llegar a un acuerdo que sea beneficioso para todos, entendiendo la situación del país y del club», finalizó el uruguayo.