Preocupación ha causado en las últimas semanas, las reiteradas agresiones por parte de efectivos de Carabineros a la prensa, registradas durante el estallido social, las cuales se han intensificado en los últimos días.

Desde los primeros días de movilizaciones periodistas, reporteros gráficos y audiovisualistas han estado en las calles reporteando el despertar ciudadano, hechos delictuales y también la respuesta por parte de Carabineros.

Es esta última la que se encuentra en tela de juicio por cuanto han sido reiterativas las agresiones a profesionales de la prensa, con detenciones, agresiones y heridas de proyectil mientras realizan su trabajo.

Sucedió con dos periodistas de este medio de comunicación que recibieron un ataque a mansalva con gas lacrimógeno al inicio del estallido social, también con diversos medios de comunicación locales que han recibido impactos de perdigones, mientras que en los últimos días se produjo la detención de un reportero gráfico del diario «El Mercurio de Antofagasta» y el miércoles una Periodista de Radio Cooperativa y el medio digital «Antofagasta al día».

Frente a estos hechos reiterativos, el Colegio de Periodistas de Antofagasta señaló la presencia de «Carabineros comportándose como bestias, sin respetar las garantías constitucionales mínimas de la prensa para trabajar. Muchísimo menos el Derecho a la Comunicación y al Libre Desplazamiento de la Ciudadanía».

Asimismo, la directiva responsabilizó directamente al jefe de zona de Carabineros, Rodrigo Medina, y al Intendente Edgar Blanco por no garantizar la seguridad e integridad física de los periodistas y ponerlos en peligro por cumplir su labor de informar.

RESPUESTA DE CARABINEROS Y EL GOBIERNO REGIONAL

Frente a este último hecho (disparo de perdigón a corresponsal de Radio Cooperativa) Carabineros emitió una declaración pública señalando que «Carabineros respeta el ejercicio de la prensa, reconoce y valora su labor informativa».

En el comunicado también se alude a que personal policial se encontraba siendo atacado con elementos incendiarios, versión que descartan videos que muestran el momento en que se produjeron los hechos, anunciando también una investigación interna.

Desde el Gobierno Regional se mantuvo silencio respecto a estos hechos, actitud que contrasta notablemente con la adoptada en relación a daños materiales a comercios donde se realizan puntos de prensa, balances y declaraciones.

Precisamente frente a este punto y las recurrentes preguntas de los periodistas locales finalmente el Intendente Edgar Blanco emitió una declaración en la cual condena la violencia «de ambas partes» señalando que seis Carabineros se vieron lesionados durante las manifestaciones.

La molestia en el gremio de los profesionales de la prensa llega al punto de que existieron llamados a cesar las coberturas de las actividades relacionadas a la Intendencia de Antofagasta y la Gobernación Provincial mientras no exista un pronunciamiento y medidas claras y categóricas para asegurar el desempeño de los profesionales de la prensa y que no sufran nuevas agresiones.