Durante la jornada de este jueves la Cámara de Diputados desechó la Acusación Constitucional presentada por parlamentarios de oposición que de ser aprobada podría acabar con la destitución del Presidente Sebastián Piñera.

El documente, estaba firmado por los diputados Carmen Hertz y Daniel Núñez (PC); los socialistas Emilia Nuyado y Jaime Naranjo; el humanista Tomás Hirsch; el liberal Vlado Mirosevic; el diputado de Revolución Democrática Jorge BritoGael Yeomans, de Convergencia Social; la PPD Carolina MarzánClaudia Mix, de Comunes; y el regionalista Esteban Velásquez.

Allí se cuestionó el rol de Sebastián Piñera durante el estado de excepción y su responsabilidad política en las violaciones a los derechos humanos, con decenas de muertos y más de 200 personas con estallidos oculares en medio de las protestas que ya se prologan por casi dos meses. También se le acusa de dañar la honra de Chile a nivel internacional dado que los casos de violaciones a los Derechos Humanos y uso desproporcionado de la fuerza en Chile dieron la vuelta a nivel mundial.

En el texto se da cuenta de la actuación del mandatario cuando tras señalar que en el país se vivía una «guerra» declaró un Estado de Excepción Constitucional de Emergencia con toques de queda en diferentes regiones del país, produciéndose casos de violaciones a los Derechos Humanos y torturas, verificados por organismos internacionales.

Asimismo, se detallan diversos casos. Entre ellos, uno ocurrido en Antofagasta. Se trata de lo ocurrido a Cristian Varela, víctima de uno de los casos de violencia excesiva, torturas y violaciones a los Derechos Humanos en la ciudad.

Según indica el texto de la Acusación Constitucional, Varela fue detenido por Carabineros en Antofagasta antes que comenzara el toque de queda, acusando que fue obligado a bajar de su vehículo y le ordenaron que corriera mientras lo apuntaban con un arma.

Luego, sufrió torturas, golpes en todo el cuerpo, graves lesiones oculares y la pérdida de varias piezas dentales, lesiones que fueron constatadas y producto de las cuales la víctima presentó un querella criminal en la ciudad de Antofagasta a través del Instituto Nacional de Derechos Humanos.

En el texto de la Acusacion Constitucional se indica que «esta persona fue detenida en la calle, sin encontrarse en ningún tipo de manifestación al momento de la detención y que sin mediar provocación alguna Carabineros le disparó en la cabeza, lo que produjo la pérdida de conciencia«.

«Carabineros lo subió a un carro policial, donde apagaron las cámaras y comenzaron a golpearlo. Por último, relata que a pesar de estar sangrando profusamente, no recibió ningún tipo de atención de primeros auxilios por parte de los Carabineros«, añade el texto.

A nivel regional el Instituto Nacional de Derechos Humanos presentó diversas querellas por tortura, apremios ilegítimos y violencia innecesaria.