Facebook: Francisco Salazar

En prisión preventiva por ser considerado un peligro para la sociedad, quedó Francisco Salazar Veloso, el imputado de 31 años que fue formalizado este lunes por el delito de manejo en estado de ebriedad con resultado de muerte, lesiones graves y gravísmas a 4 personas.

De acuerdo al vocero de la Fiscalía Regional de Antofagasta, José Troncoso, los hechos ocurrieron alrededor de las 16 hrs. del domingo, cuando el imputado conducía en estado de ebriedad detectándose por Carabineros 2,72 gramos de alcohol por cada litro de sangre.

Al llegar a la esquina de José Toribio Medina con Rebeca Matte colisionó a otro auto, fugándose sin avisar a la autoridad. En este escape, chocó en calle Rebeca Matte a dos vehículos estacionados, ocasionando daños a los vehículos y vuelve a darse la fuga el imputado, sin avisar a la autoridad respectiva.

Siguiendo con su criminal carrera, Salazar Veloso llegó hasta a la calle José Toribio Medina esquina José Blumell, atropellando en paso peatonal a las víctimas M.M.L. y O.R.P. Producto del atropello, murió en el lugar la primera de estas personas, una adulta mayor de 62 años, mientras que la segunda persona quedó con lesiones graves, consistentes en una fractura expuesta en ambos tobillos.

Sin importarle lo sucedido, el imputado huyó nuevamente con el vehículo hacia Avenida Angamos y pierde el control del jeep subiendo la rotonda del sector del parque japonés, atropellando a M.C.H., un ciclista a quien le provocó lesiones gravísimas, consistentes en una fractura en la columna lumbar, quedando con paraplejia secundaria.

No siendo suficiente todo lo anterior, el imputado sube a la acera de un block de departamentos en la calzada sur de calle Homero Ávila y abandona el vehículo a pie, siendo perseguido y arrestado posteriormente por Carabineros, tras aviso de transeúntes.

Imagen pública en Facebook

CONDUCTOR EBRIO REINCIDENTE

El actuar criminal de este conductor causó profundo impacto en la comunidad. La Fiscal a cargo del caso, Lorena Pavez Parra, señaló que el imputado contaba con antecedentes anteriores, a raíz de dos sentencias por los delitos de manejo en estado de ebriedad.

Tenía su licencia de conducir suspendida por lo anterior, pero no le importó, conduciendo el vehículo completamente ebrio con los trágicos resultados para terceras personas.

Asimismo, sus publicaciones en redes sociales, donde ha recibido una masiva «funa» por parte de usuarios, lo reflejan como un sujeto individualista, carente de empatía, solidaridad y preocupación hacia las demás personas. Un actuar que finalmente lo terminó llevando a su desenlace natural: Convertirse en un criminal.

En distintas publicaciones públicas en su cuenta de Facebook se le puede ver que mantiene contacto por esa red social con algunos políticos locales, jactándose de ser el dueño de distintas empresas, llamando a apoyar a los denominados «chalecos amarillos» (grupos minoritarios de pobladores y comerciantes que buscan impedir las protestas en Chile utilizando métodos violentos) e incluso señalando que quisiera «pegarle un tiro» a quienes protagonizan incidentes en las movilizaciones sociales, a lo que calificaba de «simios» y de «lacras». Irónicamente en otros mensajes criticaba el «terrorismo» y abogaba por la paz.

Asimismo también realizó publicaciones refiriéndose en tono burlesco a las personas que han perdido sus ojos producto de las violaciones a los DDHH de las últimas semanas. También eran recurrentes sus ataques a los homosexuales y las burlas frente a las intervenciones feministas.

En otras imágenes, se le ve reinvidicando el consumo exagerado de alcohol y también bromeando frente al consumo de cocaína.

De acuerdo a la Fiscal Pavez, el imputado arriesga una pena de 10 años y 1 día en adelante por los delitos descritos e indicó que Tribunal de Garantía de Antofagasta dictaminó el plazo de 100 días para la investigación del caso.

[su_box title=»Nota de la redacción»] El presente artículo describe un proceso judicial en curso, por lo cual NO se debe considerar al o los imputados como culpables hasta que la Justicia dicte sentencia en su contra. (Artículo 04 del Código Procesal Penal) [/su_box]